miércoles, 30 de abril de 2008

Entrevista grafica

Colsecor Revista
Bruno Arias
Este joven integrante de la nueva camada del folclore, ya lanzó su segundo disco y realiza giras por todo el territorio nacional.

Nació en Carmen, Jujuy, el mismo pueblo de Jorge Cafrune. En el 2006 fue nominado como Artista Revelación de Folklore en los premios a la música Carlos Gardel y Clarín y obtuvo Mención Especial en la edición 2007 del festival de Cosquín, en el rubro Revelación de Peñas. Tocó junto a Mercedes Sosa, Charly García, Peteco Carabajal y Jaime Torres, entre otros artistas de renombre.
-¿Cómo tomaste contacto con el folclore?
-La provincia de Jujuy vive en contacto con el folclore, yo soy del pueblo de Carmen, a 20 kilómetros de la capital Jujeña. Es un pueblo gaucho, donde se hacen cabalgatas, doma y se escucha folclore en las peñas. Recién en la secundaria comencé a tocar la guitarra junto a unos compañeros de colegio, cuando tenía 16 años y me regalaron mi primer instrumento. Luego fui mucho tiempo a la casa de “Yuli”, en un barrio de San Salvador donde llegaban todos los bohemios de Jujuy, músicos, poetas, cantores. Ella brindaba un espacio a los músicos para que se expresaran. Así se conformó una peña, donde llegaba mucha gente vinculada al arte. Fue bueno porque aprendí la forma de interpretar de los músicos de alma. No es como un conservatorio que se aprende de manera académica sino que es desde los sentimientos. Allí muchas veces los músicos no tenían buena voz pero interpretaban de una manera que emocionaba cada vez que uno los escuchaba, porque era desde otro lugar, mas profundo, poniendo el corazón en cada momento. También aprendí algunas mañas de los guitarreros de la noche para que, por ejemplo, los escuche el auditorio cuando está hablando.
-¿Cuándo decidiste dedicarte a la música?
-En 1997, comencé a presentarme en festivales de Jujuy y tres años después comienzo a tomar conciencia de lo que es subirse a un escenario y empiezo la búsqueda de lo que es transmitir desde ese lugar. En ese momento me fui a Tucumán, La Plata y luego a Buenos Aires donde vivo. En el 2005 grabé mi primer disco.
-¿Qué te motivó a viajar a Buenos Aires?
-Se había agotado el circuito folclórico de Jujuy, sentí que quería conocer un poco más, ya que me parecía que a nivel artístico no avanzaba mucho quedándome en la provincia. Conocí a un grupo de músicos independientes y en ese momento es como que se me abre la cabeza y comienzo a pensar en salir de la provincia para estudiar, aprender e iniciarme en la composición. -Sos un gran defensor de los bailecitos,
-¿Qué rol ocupan en tu música?
-Es como una carta de presentación para mí. Es la respuesta para aquellos que me preguntan de donde soy y que ritmo me representa. Es algo muy personal mi unión con los bailecitos, ya que busqué una forma particular de cantarlos e interpretarlos. Mucha gente me identifica con esa música. Dentro de mi repertorio, se encuentran los que yo compuse y una recopilación de bailecitos típicos de Jujuy.
-¿Qué previsiones tenés cuando vas a emprender un trabajo?
-Ahora estoy viajando mucho y contactándome con gente mayor de diferentes pueblos que interpretan música. Hace poquito estuve en La Quiaca y luego en Tupiza (Bolivia) para conocer a Willy Alfaro. Me gusta acercarme a ellos para ver como trabajan el ritmo, la acentuación, en definitiva, para conocer cómo tocaban típicamente los viejos autores, ya que muchas veces en la actualidad se utilizan los ritmos pero perdiendo la esencia de otras épocas. Por otro lado, me parece importante el tema de la poesía, trato de que las letras tengan la particularidad de que cada persona que las escuche, pueda interpretar lo que dice de una forma diferente y profunda. Intento además buscar canciones de más de 50 años, así como contactarme con poetas actuales. Mi idea es componer, ir sumando temas y tocar también otras cosas, estoy abierto a temas peruanos, de cuyo, para ir abriéndome de a poco pero siempre mostrando a mi provincia.
-¿Qué puedes decirnos sobre tu nuevo trabajo?
-Este disco es diferente al primero, “Changuito Volador” que contaba la experiencia de un chango que viene a Buenos Aires desde la provincia con sueños y anhelos. “Aterrizaje” propone enraizarse, volver a la tierra, donde ya no tiene importancia el virtuosismo del instrumento o la voz, sino que tiene relevancia la canción. También tiene que ver con estar más afianzado en la música y en lo vocal. En este hay varios artistas invitados, como Peteco Carabajal y Tomás Lipán, además de músicos y compositores jóvenes.
-¿Cómo ves al folclore hoy?
- Yo sentía que el folklore estaba en involución, porque lo comparaba con el de músicos como el Dúo Salteño o los grandes poetas como Hamlet Lima Quintana, Armando Tejada Gómez, Eduardo Falú o Jaime Dávalos. Veía que no se estaban componiendo buenas canciones. Ahora hay una movida de jóvenes, que están componiendo y haciendo cosas nuevas y dándole un nuevo aire al folclore que está volviendo a lo que se vivía antes de la dictadura. Para mí ese período de nuestra historia fue como un punto clave que hizo involucionar al folclore, sobre todo el tema de poner a los artistas en las listas negras. Creo que ahora está tomando un nuevo impulso y está comenzando a despertarse. Hay mucha gente que viene peleando por esto hace unos años, aunque que no están en los medios masivos. Se está generando una movida interesante que va a permitir que el folclore siga creciendo.
-Siempre hablaste de la cultura del norte y es un tema con mucha presencia en tus discos. ¿Qué nos podés comentar sobre esto?
- Estoy tratando de aprender más de la cultura de Jujuy, por ejemplo conocer como se vivía el carnaval en las viejas comparsas o el contacto con los pueblos originarios, que permanentemente están celebrando las festividades típicas. También me vinculo con los poetas jujeños, que brindan muchas cosas para aprender y siempre en sus escritos hablan del kolla y de su comportamiento… en definitiva, de cómo es la gente de mi tierra.